¿Qué es el Coaching?

Acompañar a otros en el proceso de autoconocimiento, desarrollo, crecimiento y transformación.

El coaching es un proceso mediante el cuál se le facilita a otra persona la toma de conciencia para dar lo mejor de sí misma, para alcanzar el resultado más óptimo posible acorde con sus capacidades, dones y habilidades. Dicho proceso consiste en sacar a la luz las fortalezas de la otra persona, para que logre superar las resistencias interiores y las interferencias, facilitándole su interacción con el entorno.


Tim Galwey considerado uno de los padres del coaching, destaca en su definición la importancia de la conversación: “El Coaching es el arte de crear un ambiente a través de la conversación y de una manera de ser, que facilita el proceso por el cual una persona se moviliza de manera exitosa para alcanzar sus metas soñadas”.


La definición de John Withmore, otro de los pioneros del coaching, establece una matiz interesante entre enseñar y aprender: “El coaching consiste en liberar el potencial de una persona para incrementar al máximo su desempeño. Consiste en ayudarle a aprender en lugar de enseñarle.”


En ACP Coaching lo definimos como un proceso especializado de conversación y acompañamiento que tiene por objeto, facilitar a la persona la liberación del potencial represado y ponerlo a su disposición para alcanzar sus objetivos.

​​​​​​​

El coaching es un proceso que se desarrolla a lo largo de un determinado periodo de tiempo y que tiene lugar entre dos personas (coach y coachee) o entre una persona y un equipo (este es el caso del coaching de equipos).​​​​​​​

En dicho proceso, se llevan a cabo una serie de conversaciones que tienen la particularidad de ser planificadas y confidenciales y que no se prolongan en el tiempo más allá de seis meses a un año. En dichas conversaciones, el coach utiliza una metodología basada en preguntas, que ayudan al coachee a explorar su realidad, sus propias creencias, valores, fortalezas y limitaciones.


Fruto de esta exploración, el coachee es capaz de tomar determinadas decisiones y de comprometerse en un proceso de cambio y de aprendizaje. Con este compromiso y con el apoyo del coach, podrá movilizarse en una determinada dirección, desplegando todo su potencial, hasta conseguir resultados extraordinarios.​​​​​​​

​​​​​​​

Del mismo modo, se puede decir que el coaching no es una terapia orientada a resolver problemas a personas con dificultades ni tampoco un proceso de asesoramiento o consultoría, en el que se dan consejos o se le dice al cliente qué es lo que tiene que hacer.​​​​​​​