Actualidad

ACP Coaching Magazine

El origen Psicológico del Coaching


En este punto tiene una especial relevancia Viktor Franki, neurólogo y psiquiatra, creador de la Logoterapia (modalidad de psicoterapia que propone que la voluntad de sentido es una motivación primaria del ser humano), como contraposición a las escuelas imperantes a mediados del siglo XX, la del psicoanálisis de Freud y de la psicología individual de Adler.

“Logo”: “Persona versada” o “especialista”.

"Terapia": Tratamiento.


Una definición similar podría ser: "Una modalidad de psicoterapia que propone que la voluntad de sentido es una motivación primaria del ser humano, una dimensión psicológica inexplorada por paradigmas psicoterapéuticos anteriores, y que la atención clínica hacia ella es esencial para la recuperación integral del paciente".


Voluntad de Sentido: Expresa la preocupación de Víctor Frankl ante los métodos psicológicos enfocados en la percepción del “componente exterior”, desvirtuando la idea del animatismo presente en el ser humano que lo hace único ante el reino vegetal y animal. (Psicologismo).


Esta teoría se centra principalmente en el ámbito existencial, en dar un sentido a la existencia de cada uno de nosotros, utilizando para ello una comunicación activa y personal para que cada uno identifique y conozca qué es lo que realmente da sentido a su vida. Para conseguirlo, se suelen utilizar una serie de técnicas que vemos en el cuadro posterior.


Si nos damos cuenta, la “logoterapia” se centra en la persona, exactamente igual que el coaching, teniendo muy en cuenta la comunicación efectiva, buscando en todo momento centrar nuestros pensamientos y acciones en objetivos y metas, eliminando cavilaciones y actuaciones dañinas.


Pero existe otra corriente psicológica que tiene como centro al ser humano, teniendo muy presentes sus necesidades y motivaciones, mientras que no considera tan importantes sus posibles patologías, se trata de la Escuela Humanista.


Podemos encontrar varias visiones del hombre dentro de esta psicología humanista, entre las que destacan: la Terapia Gestalt de Fritz Perls, la Teoría de las Necesidades de Maslow o el Análisis Transaccional de Eric Berne.


La influencia de esta Escuela Humanista en el coaching ha sido importante, por lo que vamos a ver a continuación algunos de los factores más interesantes en este nexo:

No se le dice a la persona lo que tiene que hacer, sino que se confía en que en su interior está el conocimiento y que ella misma lo puede ir sacando para, posteriormente, asumir de forma autónoma sus decisiones.


Hay una recopilación de información muy valiosa concretada en el comportamiento de la persona, lo que hace, lo que vive y lo que siente. Con todo esto se puede ir trabajando y mejorando, ya que hemos de ser conscientes de que cada uno de nosotros construimos día a día nuestro presente y nuestro futuro.


Dan un valor esencial a la motivación, que tiene mucho que ver con el conocimiento hacia nosotros mismos y el afán por superarse a sí mismo.


En ambos casos, el diálogo y trabajo se realiza con la parte consciente de la persona, minimizando la importancia de la parte inconsciente.


No tratan de explicar lo que es la vida, sino que en ambas se investiga el significado que para cada uno de nosotros tiene.

​​​​​​​

Como estamos viendo, en el ámbito de la psicología ha habido también varios antecedentes que finalmente han conformado el coaching, el cual ha sido capaz de extraer de cada una de ellas lo más interesante y útil.


Actualidad ACP